CASA DE FORMACIÓN

Uno de los sueños principales de Nuestro Padre Fundador Joaquín Alonso fue tener una Casa de Formación. Con este motivo alrededor del año 1965 empezó a buscar un terreno para su construcción, lo encontró en la carretera de Ledesma, en el término de Almenara de Tormes a 17 Km de Salamanca.

Le gustaba visitar con frecuencia las obras de la casa, y el 12 de octubre de 1966, invitó a todas las Hermanas a ver dichas obras y pasar juntos una tarde de convivencia. Al regreso sucedió el trágico accidente de carretera, por ese motivo Joaquín no pudo conocer la Casa de Formación terminada.

La Hermana Pura y otras Hermanas continuaron con la Obra adelante y el 12 de octubre de 1967 después de visitar la tumba del Padre Fundador, al cumplirse el primer aniversario, llegan las primeras novicias a la Casa de Formación.

Es el día 13 cuando empieza el primer noviciado en la Casa de Formación.

Es este sin duda un hecho transcendental en la Obra, pues hace realidad uno de los deseos de su Fundador que había dado su vida por conseguirlo.

Él desde el cielo podía contemplar con gozo su obra y la iniciación en su espíritu de unas jóvenes novicias.

Ellas notan su presencia viva, decían: “hasta por los pasillos le oímos andar”. Pero donde más se nota su presencia es en el fondo del alma, su recuerdo acude a su pensamiento, y cuando el alma se siente vacilar ahí está él, animando, confortando.

Todos los años, el día 12 de octubre tiene gran transcendencia en el noviciado, pues a partir de la muerte del Padre, todos los 12 de octubre hay toma de hábito, votos y renovación. Las misioneras van brotando como los granos de la espiga, surgida del grano del trigo, que un día 12 se hundió en el surco para que la misionera tuviese vida.

La formación que se ha dado a las novicias ha sido muy intensa, han pasado grandes personas como Don Anastasio, Obispo de Toledo y Palencia, Monseñor Mestre, Arzobispo de Bolivia, Los distintos Obispos de Salamanca, Don Mauro, Don Braulio, Don Carlos… y grandes profesores como Don Gabriel, Don Ricardo Blázquez… Jesuitas, Dominicos, Salesianos, Operarios, Trinitarios… que nos han impartido Teología Espiritual, Historia de la Salvación, Teología Moral y Sagrada Escritura.

La formación que reciben abarca todas las facetas humanas y psicológicas, pero sobre todo la espiritual pues no se puede sostener una vocación si el Espíritu de Cristo no mueve el alma y la vitaliza.

El Espíritu de la Obra va calando en las novicias al contacto de las Hermanas que con ellas viven, ser almas de oración, de vida interior, de confianza ilimitada en Dios su Padre, de obediencia exquisita,… esto es lo que el Padre quería y han de poner todo su esfuerzo en conseguirlo.

Se celebran con mucha alegría todas las fechas cumbres de la Obra. 2 de febrero su Aprobación, 26 de julio día que empezaron a vivir juntas las primeras Hermanas…  Invitando a las familias y pasando un día muy agradable.

El día 12 de octubre de 1973 se bendice un busto del Padre Fundador, y se pone en el jardín de la entrada de la Casa de Formación.

En el segundo año de noviciado, se comienza a realizar actividades pastorales en los pueblos de Almenara de Tormes, Juzbado, Valverdón y Villamayor.

Actualmente en esta Casa vive un grupo de Hermanas que participan en la pastoral ayudando a los sacerdotes en los pueblos que nos necesiten.

También hay espacios para convivencias, campamentos, retiros, ejercicios, encuentros, ya que hay unas instalaciones propias para ello, con lugares soleados, con alamedas, jardines y piscina, grandes campos para jugar y pasear.

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Pinterest Social Icon
  • Instagram Social Icon